Crónica: Tukis se fueron a guarimbear, pero los bajaron de la mula(+celulares)

Se pusieron tremenda pinta guarimbérica, se hicieron los venaos y se fueron muy contentos a prender cauchos y tirar piedras en los Jardines de Alto Barinas.

Todo parecía bonito y la adrenalina subía igual que la candela. Justo en ese momento, los directivos del fascista partido opositor Vente Venezuela, que comanda nacionalmente la joyita de María Corina Machado, mandó a que se tomaran la propia selfie, la foto tirando molotov, los tatuajes con las manitos, el pañuelo en la cabeza; la vaina le iba a dar la vuelta al mundo gracias a los robots informáticos que proporciona el Departamento de Estado gringo.

Además, las fotos servirían para que les pagaran los 100 mil por día que habían acordado las sifrinas con los guarimberos tukis.

Por tanto pelaron por los celulares y hasta palos de selfies cargaban. Pero…¡horror!

Justo cuando se disponían a tomarse las fotos y las chamas doblaban las paticas y paraban la colita; y los chamos ponían cara de sobraos, aparecieron unos choros profesionales que con senda fuca les dijeron:

-Quietos menores, date ahí con los celulares. Y rápido que si no los detonamos, caaallero.

Ahí se les enfrió el guarapo ante la presencia de los landros de verdad y no les tocó más nada que entregar los celulares inteligentes que habían comprado barato al gobierno, pero que ahora valen una boloña.

-No me mires menor, dijo el choro con los ojos rojitos. Y al que nos siga lo matamos, dijo cuando arrancó con su compinche en la moto grandota.

Y así quedaron los sifrinos y los tukis todos aburridos y pelando bolas.

-Yonaiker, espérate que no hemos terminado, dijo la sifrina María Luisa del Pilar.

-¡Qué va chama, me voy! Nos quedamos runchos, dijo Yonaiker antes de salir corriendo ante el piquete de la guardia que recién llegaba.

-Qué chimbo vale. No nos queda más nada que decir que fueron los guardias quienes nos robaron, dijo la sifrina toda triste.