This movie requires Flash Player 9

Grito llanero, de @Pegeniev Vigencia del Discurso de Angostura en 10 claves

Por: Pedro Gerardo Nieves

El Discurso de Angostura, pronunciado por Simón Bolívar el 15 de febrero de 1819 en la provincia de Guayana, constituye una de las piezas más lúcidas del genio estadista. 198 años después, su potencia política converge con el momento que vive el país y sirve como orientación en este tercer ciclo de liberación.
Bolívar no se cae a cobas y nos dice que “El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”. Es decir, no hay gobiernos buenos a punta de discursos, consignas o idealismo sino con ejecutorias concretas que se traducen en el bienestar de la gente.
Las líneas que siguen constituyen un desglose en claves que manifiesta a dicha pieza oratoria como el soporte ético y político de las ejecutorias de la Revolución Bolivariana y del proceso de expansión de los derechos del pueblo, más ahora en estos tiempos de arremetida imperialista.

1) El Libertador se siente orgulloso de convocar al pueblo como fuente de soberanía nacional. No hay quien más mande que el pueblo: no cúpulas políticas o económicas, ni “sociedades intermedias”, ni gremios. Y se manda obedeciendo como lo pautan nuestros padres aborígenes, aplicando aquella conseja maoísta que “el pueblo demanda; el partido recibe, ordena y sistematiza y devuelve al pueblo”.

2) La indeclinable vocación antiimperialista del Libertador repudia la dependencia del imperio español. Hoy aplíquese a los gringos y sus socios-lacayos.

3) Advierte contra el engaño, el vicio y la ignorancia. Por pendejos nos engañan, por corruptos nos sorprenden, por brutos nos someten.

4) Nos dice que los sistemas políticos calcados de otras latitudes resultan inoperantes y ajenos a la idiosincrasia de cada pueblo. Ataca a quienes quieren copiar el modelo gringo, tal como hoy pretenden hacerlo los pitiyanquis locales.

5) Las Repúblicas la constituyen gentes virtuosas, patriotas, ilustradas: ni malandrines lacayos de intereses extranjeros, ni voluntaristas panfletarios sin formación política ni científica.

6) La fusión completa ente el pueblo y el gobierno, el hoy día Poder Popular que impulsa y fortalece la Revolución Bolivariana, junto a la unión cívico militar, era para Bolívar condición indispensable para salir del caos. La consigna de Bolívar, hoy como ayer, truena imperativa: Unidad, unidad, unidad, esa debe ser nuestra divisa.

7) Bolívar concebía la educación del pueblo como absoluta y prioritaria necesidad. Hoy sabemos que el socialismo es científico, o no es.

8) La creación de una República sola (soberana) e indivisible, clama Bolívar. La secesión, la “medialuna”, el despedazamiento de la República promovido por la oposición fascista se enfrenta a Bolívar, al pueblo, cuando pretende llevar a cabo sus planes.

9) El Libertador con su clarividencia política alertaba acerca de las conspiraciones políticas del imperialismo de ese momento, ya derrotado militarmente. Los ataques insidiosos e innobles de los enemigos de la Patria hoy también conspiran para detener la expansión de los derechos políticos de los venezolanos.

10) En el Discurso de Angostura el Libertador reconoce a los extranjeros que filantrópicamente han prestado sus auxilios a la Patria. Hoy la Revolución Bolivariana hace causa común con los pueblos de América Latina en una nueva geopolítica de solidaridad y progreso colectivos.

Así que hoy Bolívar es el que manda. ¡Palante sin vacilación!