Respirando Varynás: Máscaras y bombazos

Por: Álvaro Samuel
En el fondo de la comunidad Brisa del Río, en las orillas del río Santo Domingo se encuentra la Base de Misiones que lleva el mismo nombre dela comunidad, dentro del salón de usos múltiples de esta casa de los niños, manos de princesas y príncipes construyen máscaras de carnaval con materiales de reciclaje, para mostrarlas a familiares y amigos.
A la cabeza de este ejército de fabricantes de máscaras se encuentra la facilitadora del Ministerio del Poder Popular Para la Cultura Fanny Gutiérrez, que es otra niña cuando se pone a enseñar a las niñas y niños cómo hacer las máscaras. Las risas invaden el salón de usos múltiples de la base, mientras la fantasía se materializa en sus creaciones.
Otra tradición que a pesar del tiempo no se ha perdido, son las guerras con bombas de agua entre grupos de una cuadra y otra, afirmo que no se ha perdido porque yo sufrí un daño colateral de esas guerras: hace unos días caminaba por la calles de mi barrio y sin darme cuenta me encontraba en medio de dos grupos de niños que estaban en plena batalla acuática, de la cual salí con la espalda mojada.
No crean las lectoras y lectores que me molesté con el bombazo recibido, por el contrario me alegró, de alguna forma recordé cuando era niño y hacia lo mismo con mis amigos de la infancia. Dice el cronista Arístides Rojas que “el carnaval antiguo (el de la colonia) era puramente acuático, alevoso, demagogo, siempre grosero e infame”, de esos carnavales sobrevive lo acuático a pesar de los siglo.

latrincheranoticias.wordpress.com