El escupitazo en sus propias caras

Por: Eduardo Pérez Viloria
Es Trump víctima directa de los grandes imperios comunicacionales de la nación que tiene a mal dirigir. Es Trump golpeado diariamente por falsas y verdades grotescas de su personalidad y acción. Aunque el ataque de los medios no podrá ni siquiera distraerlo, el imperialismo y sus secuaces son material moldeable, es decir, tienen la capacidad de adaptarse a todas las circunstancias presentes y volverlas suyas para usarlas en contra de todos los demás.
Lo que simplemente pasa en EEUU es el desplazamiento de un bloque de Poder por otro. No es, ni será Trump mejor o peor presidente que sus antecesores. Los gringos -los de Poder- tienen bien dibujado su futuro: apoderarse del mundo cueste lo que cueste; todos sus mandatarios tienen esa meta como único fin.
El enemigo estratégico esta allá, planificando los métodos más adecuados para destruirnos. No olvidemos que los verdaderos enemigos están fuera de nuestras fronteras. Los otros, los de aquí, simplemente son instrumentos dominados como títeres.
A medida que pasa el tiempo debemos reforzar nuestras defensas, ya hemos perdidos aliados fundamentales en nuestra América: Brasil y Argentina son ejemplos palpables. No creamos que con el nuevo Presidente del Estado Homicida, Venezuela tendrá paz. Al contrario los ataques aumentaran, ya que el musiú querrá terminar lo que no pudo el Obama.
Lo que sí es cierto, es que la disputa entre el Pato Donald -perdón, Míster Donald y los monopolios comunicacionales es digna de seguimiento para el análisis. Es fácil anticipar que el primero saldrá victorioso, para posteriormente poner a los dueños de los grandes medios a sus pies y utilizarlos a su favor: ¿Pero cómo lo hará? ¿Qué métodos aplicará? ¿Los desplazará con otros inventos comunicacionales? ¡OJO Pelao! ¿Será que los propios gringos nos darán la solución para vencer a los poderíos comunicacionales tradicionales?
Ya las nuevas formas de la comunicación (internet y todas sus plataformas) tienen contra la pared llevando ganchos en las costillas a los medios tradicionales. Dará trump la apuñala que falta para asesinarlos, y apartarlos….
Los acontecimientos siguen en pleno desarrollo, sólo nos toca observar, analizar, y aprender del enemigo. Por lo pronto al nuevo gabinete de la Presidencia de EEUU, le cayó su propio escupitazo en la cara.
eduardoperezviloria@gmail.com