D

Por: Álvaro Samuel.
No hay nada más extraño que lo que llamamos Estado, comenta Álvaro García Linera que el Estado es “la perpetuación y la constante condensación de la contradicción entre la materialidad y la idealidad de la acción política” (leer el libro Democracia, Estado, Nación.). Los estados están siempre en movimiento, pasan por crisis estatales que pueden desencadenar la formación de un nuevo Estado o el fortalecimiento del vigente.
La cuarta etapa de una crisis estatal es D) Construcción o restitución conflictiva de un bloque de poder económico-político-simbólico: “a partir del Estado, en la búsqueda de ensamblar el ideario de la sociedad movilizada con la utilización de recursos materiales del o desde el Estado” (Álvaro García Linera). Esta etapa se viene dando todavía en Venezuela desde la llegada de Comandante Chávez a la presidencia de la República.
El nuevo bloque de poder popular, chavista o bolivariano como se le quiera llamar viene administrando los recursos económicos para saldar la deuda social del pueblo; viene administrando el poder político para generar cambios desde y dentro del estado para crear la nueva forma de hacer política en beneficio de las mayorías; y viene trabajando la implantación de la simbología socialista, en una sociedad todavía capitalista.
En esta mesa de tres patas pueden darse retrocesos, estancamientos o grandes avances, eso dependerá de la fortaleza de los Estados, y en especial de la capacidad imaginativa de los que ostentan esos poderes. Si no se presta atención a la economía del país se crean rupturas entre los lideres y los pueblos, y por ende existirá fricción al momento de implantar nuevas políticas que fortalezcan la simbología socialista o capitalista.
El segundo caso de esta etapa: la restitución conflictiva de un bloque de poder se puede notar en Brasil y Argentina, en donde anteriores Estados progresistas venían implantando políticas a favor de sus pueblos, y ahora se ha dado un retroceso a las ideas de viejos Estados neoliberales. En todo caso América Latina no es la misma, los pueblos aprendieron y comparan, son más críticos, más difíciles de gobernar.
Crear un nuevo Estado revolucionario no es fácil, mantenerlo a flote menos.