Día de la Dignidad Nacional: El 4 de febrero de 1992 un barinés alumbró el parto de una nueva Patria

ppal09dest

El 4 de febrero de 1992 ocurrió una Insurrección cívico-militar que se desarrolló simultáneamente en las principales ciudades del centro-occidente del país. Además de los comandantes a cargo de las operaciones – Hugo Chávez, Francisco Arias Cárdenas, Yoel Acosta Chirinos, Jesús Urdaneta y Miguel Ortiz Contreras –, unos 14 mayores, 54 capitanes, 67 subtenientes, 65 suboficiales, 101 sargentos de tropa y 2.056 soldados alistados, tomaron parte en el movimiento militar. Asimismo, grupos de civiles provenientes de distintas organizaciones de izquierda venezolanas participaron en la acción.

 

LA REBELIÓN CÍVICO-MILITAR

La llamada Operación Zamora se escenificó en la zona centro-occidental de Venezuela, en los estados Aragua, Carabobo, Miranda, Zulia y el Distrito Federal (actual Distrito Capital), desde las 3:00 pm del 3 de febrero de 1992, hasta aproximadamente las 3:30 pm del día siguiente.

La base de operaciones de los insurgentes, comandados por el Teniente Coronel Hugo Chávez Frías, estaba en el Museo Militar, en el 23 de Enero.

La sangrienta retoma del Palacio de Miraflores por parte de tropas del gobierno, a las 4:00 am, y el escape de Carlos Andrés Pérez, determinaron el fracaso militar de la operación, perola derrota militar se convirtió en una histórica victoria política de corto y largo plazo.

El mismo 4F, y como parte de las condiciones de la rendición, se transmitió un mensaje de Hugo Chávez, cuyo propósito era reconocer el fracaso del movimiento insurgente y desmovilizar las fuerzas del Zulia, Aragua y Carabobo, a fin de evitar un mayor derramamiento de sangre. Pero al darle la libertad al líder de la insurgencia para expresarse sin que sus palabras fueran previamente grabadas y editadas, éste dio un mensaje de importantes consecuencias políticas.

 

¿QUÉ ANTECEDIÓ AL MOVIMIENTO DE LOS PARA ENTONCES HÉROES ANÓNIMOS?

1983 la devaluación del bolívar marcó el fin de la “Gran Venezuela”, donde los altos precios petroleros y el elevado gasto público crearon una sensación de prosperidad que contrastaba con el aumento de la pobreza, la precariedad y el deterioro de los servicios públicos.

Durante el gobierno de Jaime Lusinchi (1984-1989) se experimentó por última vez con el modelo de capitalismo de Estado vigente en las décadas anteriores, pero la corrupción, la disminución del nivel de vida y la represión social y política se incrementaron.

Matanzas como la de El Amparo y Yumare demostraron el poder de fuerzas especiales y paramilitares como la Disip y el Cejap, mientras la corrupción llegaba a niveles nunca vistos.

En las elecciones de 1988 se impuso Carlos Andrés Pérez. Apenas tomado el poder, éste decretó un paquete de medidas económicas de impacto fulminante sobre la población, sobre todo, el aumento de la gasolina, que hizo estallar la insurgencia popular del 27 de febrero de 1989.

A finales de los 70, en torno a tres líderes militares, Hugo Chávez Frías, Francisco Arias Cárdenas (Ejército) y William Izarra (Aviación), se forman grupos o “logias” militares separadas que empezarán a colaborar y encontrarse entre sí, progresivamente.

Un factor fundamental en la radicalización de estos militares, especialmente de Chávez e Izarra, es la influencia del PRV (Partido de la Revolución Venezolana), dividido del Partido Comunista y dirigido por el guerrillero Douglas Bravo, en el que militaba Adán Chávez, hermano del futuro Presidente, quien se convierte en su enlace con esa organización.

Para principios de los 80, la actividad organizativa y conspirativa dentro de las Fuerzas Armadas es extensa. En ese contexto, William Izarra fundará, primero, el ER-83 y luego ARMA, mientras que Hugo Chávez organizará el Comité de Militares Bolivarianos, Patrióticos y Revolucionarios y el Ejército Bolivariano Revolucionario, movimientos que más adelante se convertirán en el MBR-200, cuyos miembros harán el legendario juramento del Samán de Güere, en 1983.

 

DÍA DE LA DIGNIDAD NACIONAL

El levantamiento militar rebelde bolivariano del 4 de febrero de 1992 forzó la agonía y muerte del Pacto de Punto Fijo que había comenzado en 1989, tras la explosión social ahogada con fuego y muerte por Carlos Andrés Pérez.

Hoy  celebra el Día de la Dignidad Nacional y se construye una nueva historia basada en los principios ideológicos del libertador Simón Bolívar, Ezequiel Zamora y Simón Rodríguez, que se manifiestan  en beneficios directos para el pueblo venezolano.

ppal00

ppal01 ppal02 ppal03 ppal04 ppal05 ppal06 ppal07 ppal08